Consejos para evitar el divorcio

Consejos para evitar el divorcio

El número de divorcios es cada vez mayor, pero muchas de las parejas que llegan a esta instancia desearían poder reconciliarse. Para lograr una reconciliación, es necesario reflexionar acerca de la relación y cambiar de actitud.

La tasa de divorcios va en aumento constante, pero muchas de estas parejas, podrían haber evitado esta situación de haber reflexionado seriamente acerca de la relación, o de haber acudido a la terapia de pareja.

En todo matrimonio se dan en algún momento conflictos que amenazan la relación, pero la mayoría de las parejas cuenta con elementos para superarlas. Son las parejas que no saben cómo solucionar dichos conflictos las que llegan al divorcio, aunque en muchos casos, no desean llegar a esta instancia.

Hay una serie de actitudes que atentan contra toda posible solución: la terquedad, criticar de manera hiriente al otro, la pérdida de la ternura.

Algunos consejos para evitar el divorcio:

• Cambio de actitud: cuando la relación se enfría porque ya no existe el cariño y la atracción, se impone un cambio de actitud. Es preciso recuperar la seducción y la dulzura. Cambiar el vestuario por uno más seductor, emplear palabras amables en lugar de recriminaciones, dejar de estar a la defensiva para mostrarnos abiertos, reacomodar la casa. Estos son algunos elementos que contribuyen a crean un ambiente más romántico y favorable a la resolución de los problemas. Conversar acerca de los problemas, en lugar de discutir, escuchar al otro. Todo ello permite encontrar salidas y llegar a acuerdos para sobrellevar las dificultades.

• Perdonar y olvidar los errores: pedir perdón cuando nos equivocamos, aceptar las disculpas del otro y cuando la situación se haya solucionado, olvidar los errores, para poder seguir adelante sin cargar con lastres.

• No herir al otro: no es posible una reconciliación exitosa cuando existe la humillación, pues ésta crea un resentimiento muy difícil de borrar.

• Escuchar a la pareja: todos necesitamos con quien compartir nuestras preocupaciones y proyectos. Escuchar al otro es una excelente manera de conocerlo y reforzar la unión entre ambos.

• Elogios: los elogios son positivos. Es importante alentar y acompañar los logros de la pareja, alegrarse con ellos. Esto contribuye al enriquecimiento de ambos y fortalece la relación.

• Momentos para discutir: encontrar el momento oportuno para las discusiones, aguardando a que el enojo se calme y que hayamos reflexionado bien sobre los puntos que nos molestan, permite un mejor abordaje de los problemas y evita peleas y separaciones.

• Terapia: cuando la pareja no es capaz de solucionar por sí misma los conflictos que la aquejan, se hace necesario acudir a la terapia de pareja. Un terapeuta es un mediador calificado, capaz de contemplar la situación imparcialmente y aconsejarnos para una posible reconciliación.

Según los especialistas, un alto porcentaje de los divorcios podría evitarse si las parejas concurrieran a terapia apenas detectan la aparición de una crisis. Las rupturas surgen cuando la pareja no es capaz de manejar estas crisis.
Calificación:
Recomendamos Leer

Las técnicas de la terapia de pareja consisten en ejercicios que permiten...

Según los especialistas, un alto porcentaje de los...
El divorcio es la disolución del vínculo matrimonial...
El divorcio es una etapa conflictiva para los miembros de...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse