La infidelidad y sus consecuencias

La infidelidad y sus consecuencias

La infidelidad es el establecimiento de una relación sexual o emocional fuera de la pareja estable. Esta situación suele provocar la ruptura de la pareja, o en caso contrario, produce dificultades en el relacionamiento.

La infidelidad es el incumplimiento por parte de uno de los miembros de la pareja del compromiso asumido de fidelidad, el respeto mutuo y al pacto de exclusividad.

Ser fiel significa pensar en nuestra pareja, estar a su disposición cuando nos necesite, no tener secretos para esta persona, mantener relaciones sexuales exclusivamente con esta persona.

La infidelidad implica una pérdida de confianza en la pareja. El infiel es responsable de los graves daños que ocasiona a su pareja con su proceder.

Si bien, cuando hablamos de infidelidad, nos estamos refiriendo a un evento sexual fuera de la pareja. La infidelidad no se limita a lo sexual, sino también a la búsqueda de ciertos elementos que no encuentra en su pareja, como atributos físicos, intelectuales, emocionales, mayor atención, bienestar económico, entre otros.

Para que exista la infidelidad, debe existir la pareja, y dicha traición va a afectar el curso normal de la relación de pareja.

Definiremos entonces como infidelidad, toda relación por fuera de la pareja, ya sea de tipo sexual o afectivo.

El concepto de infidelidad es típico de la sociedad occidental, donde la monogamia es el prototipo de la relación de pareja. Otras sociedades tienen otras creencias, normas y costumbres.

 

 

Causas de la infidelidad:

Para la infidelidad no existe una única causa, sino una suma de ellas y variarán con cada persona y situación.

Hay una serie de factores que predisponen a las personas para la infidelidad:

• La elección de la propia pareja. A pesar de lo que creemos, nuestra búsqueda de pareja está limitada por diversos factores, nuestro entorno social. Según algunas teorías, tenemos la tendencia a sentir atracción por personas que realizan actividades similares a las nuestras (escuela, trabajo, gimnasio, etc.).

• Relaciones de amor-odio: en estas relaciones, aparece de manera inconsciente la exigencia de que el otro satisfaga nuestras necesidades (económicas, sexuales, de amor, atenciones, protección, fidelidad, entre otros).

• Relaciones de dominio: son las parejas donde uno asume el rol dominante y el otro el rol sometido. En estos casos, se produce un precario equilibrio que puede verse roto cuando el miembro sometido descubre que su pareja no es la solución a sus problemas de inseguridad, por lo que buscará una relación con un tercero. Este tercero representa un desahogo emocional, con lo que puede suplir la falta de apoyo de su pareja y continuar con ambas relaciones.

• Relaciones que atentan contra la independencia de los miembros de la pareja: cuando uno de los miembros de la pareja siente que su independencia está amenazada y teme quedar atrapado en la relación. Por ello busca una relación fuera de la pareja, para evitar ser devorado por la relación que ya tiene.

 

Consecuencias de la infidelidad:

La infidelidad tiene efectos nefastos en las relaciones de pareja y sobre el miembro que sufrió la infidelidad.

Cuando uno de los miembros de la pareja decide ser infiel, comienzan las mentiras, ya que debe ocultar sus intenciones y actos del otro, para que no tome medidas al respecto. De esta manera, viola la confianza que ha sido depositada en su persona y rompe con un compromiso asumido.

El infiel se convierte en una persona poco confiable, pues es capaz de mentir y engañar para su propio beneficio. Cuando toma la decisión de ser infiel, traspasa una barrera, que una vez rota, podrá volver a traspasar tantas veces como le apetezca. Por tanto, su pareja no tiene motivos para volver a confiar.

Además de la desconfianza que se estableció, el miembro que sufre la infidelidad experimenta una importante baja en su autoestima y una pérdida de confianza en sí mismo, muy difícil de superar y que suele requerir de terapia.

La depresión es una de las consecuencias más frecuentes de la infidelidad. El engañado suele decepcionarse de la pareja, de su vida y del mundo, cayendo en una severa depresión que requerirá de mucha voluntad para salir a flote.

Es bastante frecuente que las personas que fueron engañadas una vez, teman que les vuelva a suceder y no deseen volver a formar una pareja.

Recurrir a consulta con un terapeuta es una de las mejores formas de superar una relación infiel.

El divorcio es la disolución del vínculo matrimonial que se produce por voluntad de ambos cónyuges o por la voluntad de uno solo de ellos. Esta disolución puede tener múltiples causales.
Calificación:
Recomendamos Leer

El divorcio es la disolución del vínculo matrimonial que se produce por...

El divorcio es la disolución del vínculo matrimonial...
La infidelidad dentro de una pareja es el incumplimiento...
Los triángulos amorosos se dan con bastante frecuencia....
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse